En ocasiones, tanto el arrendatario como el arrendador, incurren en enfrentamientos y en situaciones conflictivas como pueden ser las subidas de las rentas, las obras o las prórrogas. No resulta fácil conocer los derechos de ambas partes y dependerá del tipo de contrato de arrendamiento que se trate.

Antes de firmar el contrato conviene consultar el registro de la propiedad con el objetivo de ver que el propietario es la persona que nos lo alquila. Ocurren muchos timos y estafas por no mirar estas cuestiones y no es la primera vez que un supuesto dueño de un inmueble, alquila la misma vivienda a mas de 20 familias pidiendo un dinero por adelantado, luego desaparece con el dinero dejando el problema a las 20 familias y al verdadero dueño ajeno a las circunstancias.

Aunque parezca tedioso, conviene también leer todo el contrato en su totalidad y revisar todas las clausulas por si alguna pudiera resultar abusiva. Que se incluya un inventario con todos los bienes que se encuentran, así como su estado de utilización.

Un contrato de alquiler puede ser inscrito en el registro de arrendamientos de modo que se haga público ante terceras personas, pero no es necesario y por lo general nunca se hace por lo caro que resulta.

La cantidad de renta a pagar por un alquiler de vivienda vendrá establecido de manera libre por el dueño y el inquilino, sin importar la situación del mercado o el precio medio de la zona. El inquilino deberá hacer entrega del pago mensual en los primeros días de mes y el arrendador deberá entregarle un recibo como prueba de pagado. El extracto bancario también es valido en estos casos.

Por norma general, durante los primeros 5 años de contrato de arrendamiento, la renta puede variar según el índice de precios al consumo (IPC) cuya subida será notificada al inquilino por escrito adjuntando la publicación oficial en la que se indique el valor del IPC. También es posible que el arrendador suba el precio del alquiler si el inquilino realiza obras de mejora, en cuyo caso debe haber transcurrido al menos 5 años de contrato.

Los gastos fijos de comunidad, portería o gastos de basuras o piscinas, serán pagados siempre por el dueño o propietario de la vivienda a no ser que se indique lo contrario en el contrato, de ser así, la ley establece que no puede subir al año más del doble del IPC, o si lo hiciera lo pagara el propietario, en cambio, los gastos que no sean fijos como el agua, gas o electricidad, los paga siempre el arrendatario.

¿Cómo funciona lo de la fianza?

El arrendatario al inicio de todo, antes de entrar a vivir entrega al arrendador una cantidad de dinero, por lo general, un mes de renta en metálico que será depositado por el propietario en el organismo que establezca cada región o población que se trate. Este dinero es devuelto sin intereses siempre que el inquilino devuelva el piso en las mismas condiciones en las que fue alquilado con un ligero desgaste por uso. Aquí es donde existen muchos conflictos en los que el inquilino debe demostrar si el desgaste es o no desgaste por uso o abuso. Si el propietario no devuelve la fianza en el plazo de un mes, debe luego posteriormente pagar los intereses establecidos por la ley.

El contrato de alquiler puede cederse a otra persona en algunos casos excepcionales como son:

1 – Separación de un matrimonio y justo el  cónyuge que no estaba inscrito adquiere la vivienda.

2 – Fallece el inquilino y un familiar ocupa el puesto en las mismas condiciones. Descendientes, pareja, hermano o cónyuge.

¿ Obras en la vivienda?

Las leyes de arrendamientos nos indican claramente quién debe pagar las obras de la vivienda arrendada.

El casero debe pagar aquellas obras en las que son imprescindibles para el correcto funcionamiento de la vivienda y buenas condiciones de habitabilidad, como la mejora de la grifería, arreglo de muebles etc. Siempre que el deterioro no haya sido causado por el inquilino o haya ocurrido una desgracia ajena como el caso de un incendio o un rayo…etc. Si durante las obras resulta imposible vivir en la vivienda, el inquilino puede dejar de pagar hasta que se solucionen las obras dentro de la vivienda.

El inquilino debe pagar las obras cuando se trate de pequeños desgastes ocasionados por el uso de él mismo. Siendo obligatorias obras de urgencia como las goteras o daños que pudieran ocasionar un daño mayor a largo plazo.

Las obras que no puede realizar el inquilino son aquellas que modifiquen la vivienda como se trata de tirar tabiques, abrir nuevos orificios para realizar ventanas, etc. Estas obras pueden causar un deterioro de la seguridad y de la estabilidad. En caso de que el inquilino sea minusválido y requiera rampas o modificaciones, puede realizarlas, pero al terminar el contrato, debe dejar la vivienda en las mismas condiciones que la encontró.

Fin de contrato de arrendamiento

El contrato de arrendamiento puede finalizar si en algún caso se considera que una de las dos partes no está cumpliendo con dicho contrato.

El arrendador puede dar por finalizado el contrato si el inquilino no paga la renta, re-alquila la vivienda a otras personas o destroza el inmueble intencionadamente para causar un mal, o cuando realiza una actividad económica ilegal, como prostitución, drogas o temas escabrosos.

En cambio, el inquilino puede dar por finalizado el contrato de alquiler cuando el arrendador no le realice las obras pertinentes para poder habitar la vivienda en condiciones honrosas de habitabilidad.

CONTRATO DE ARRENDAMIENTO DE VIVIENDA

En Madrid a 12 de Enero de 2013

 

REUNIDOS:

 

Por una parte y como ARRENDADOR: Don Francisco Parrales López, con domicilio en calle Doria 23, 2ºB y con NIF 30949494-F.

Por otra parte el ARRENDATARIO: Don Alfonso López Garrido, domiciliado en calle Recoletos 23, 1ºD de Madrid, con DNI: 499473838-X

 

ESTABLECEN QUE:

Reconocen la capacidad legal para el otorgamiento de este contrato de arrendamiento y por ello

 

EXPONEN

 

Que el arrendador es el propietario de la vivienda localizada en la calle Recesvinto 34, 2ºC de Madrid,  con una extensión de 60 m2 y una terraza de 18 m2 y que el arrendatario desea alquilar dicha vivienda conforme a las siguientes clausulas:

 

CLÁUSULAS

 

1 – El arrendamiento se realiza durante 2 años a partir del día de hoy arriba mostrado en la fecha y el arrendatario podrá renovar anualmente hasta los 5 años notificando su renuncia si así lo estableciese con 30 días de antelación.

 

2 – Al terminar el plazo si no existe reclamación por ninguna de las dos partes, se prórroga el plazo 3 años mas sin perjuicio de las posibles renuncias anuales, finalizados estos 3 años, las siguientes prorrogas se establecerán en periodos sucesivos d 2 años.

 

3 – Como precio de arrendamiento, se establece como renta mensual 700 euros pagaderas entre el día 1 y 5 de cada mes. Este precio incluye gastos de comunidad. Dicha renta se actualizará de acuerdo con la variación del Índice general Nacional de precios al consumo (IPC) utilizando el último publicado a la fecha de celebración del contrato.

 

4 – El pago se realizará mediante trasferencia bancaria en el numero: 83838839272079237 del Banco NORTE, siendo los recibos de pagares suficientes y no tendiendo por tanto que escribir recibo alguno por parte del arrendador.

 

 

5 – El arrendatario no podrá en ningún caso realizar obras que afecten a la estabilidad de la vivienda sin permiso del arrendador. Las reparaciones necesarias corren a cargo del arrendatario.

 

6 – El arrendatario se compromete a no realizar en la vivienda actividades de tipo profesional o industrial ni a alojar animales de ningún tipo salvo previo permiso del arrendador.

 

7 – En el momento de la firma, el arrendatario entrega al arrendador la cantidad de 1 mes de renta en concepto de fianza la cual queda establecida como garantía de las obligaciones del arrendatario.

 

8 – El arrendatario reconoce la veracidad del documento de inventario localizado al final del contrato y se compromete a devolver la vivienda con los mismos objetos aquí citados y con su integridad en perfecto estado de conservación.

 

En prueba de total conformidad por ambas partes, se firma el presente contrato por duplicado en lugar y fechas arriba indicados.

 

El ARRENDADOR                          EL ARRENDATARIO

(FIRMA)                                               (FIRMA)