Muchas veces por miedo contratamos un seguro o nos obligan a contratarlo para concedernos una hipoteca o un crédito. Pero el contrato del seguro no siempre nos satisface o en ocasiones no nos convence. ¿Qué podemos hacer con el seguro contratado?

Si ya se ha firmado la póliza del seguro por un plazo determinado, por ejemplo durante 1 año, ya no se puede cancelar, salvo que queden dos meses para su vencimiento, en caso de no hacerse, se corre el riesgo de que la entidad realice una prorroga de dicho seguro y tengamos que esperar un año más para su cancelación. Se recomienda llevar una carta en persona, conservando una copia firmada por entidad como prueba de que ha sido entregada para solicitar dicha baja del seguro.

En ocasiones, aunque no se haya pactado una subida de la póliza, nos encontramos con que se ha vulnerado unilateralmente el contrato y la cuota ha subido, en ese caso, si la subida no estaba pactada, se puede negar el pago y romper el contrato.

Igualmente ocurre para seguros de automóviles en los que se hace obligatorio su prorroga, por ello, debe estar atento a los plazos de vencimiento para poder negociar la cancelación o el cambio de compañía.